Crepúsculo digital

crepúsculo
Crepúsculo, Hernán Piñera, Licencia CC BY-SA

Como casi todo en la vida… las cosas llegan a su fin, en este caso, una necesaria introspección me obliga a decir que esto no termina aquí, que el curso acaba pero comienza una nueva aventura, cargada de nuevos días llenos de luz y color, el color del aprendizaje.  Después de la noche llega la aurora, y una nueva luz alumbra nuestro camino.

Durante el curso he aprendido muchas cosas, a poner en práctica cuestiones relativas a la evaluación que se me escapaban en el aula, a comprender la importancia de realizar una evaluación coherente con la metodología y principalmente, he aprendido a comprometerme, esforzarme por llegar al final del curso, comprometerme con mis alumnos y compañeros de profesión, comprometerme con la necesidad de hacer bien mi trabajo cada día, porque cada uno de mis alumnos lo merece. Tener conciencia de la existencia de la competencia digital como elemento innovador y activador de aprendizaje ha supuesto que realice una reflexión profunda sobre la actividad diaria en el aula.

Los aspecto más positivos del Mooc. Principalmente el calor humano, se gestiona muy bien por parte de los coordinadores el componente afectivo, tan necesario en cualquier entorno de aprendizaje. La organización de los contenidos y las tareas propuestas en cada momento creo que están bien temporalizadas y organizadas, de tal modo que para llegar a un buen conocimiento de la Competencia Digital, se trabaja con la misma al mismo tiempo que la ponemos en práctica. Todo ha sido un reto constante, incluidos los retos semanales, que me parecen incomprensibles sin el resto de tareas.

No le encuentro aspectos negativos al curso, todo ha sido excepcional, el nivel de exigencia es alto, pero lógicamente depende de cada uno de nosotros, pues nos podemos quedar en las tareas obligatorias para conseguir una insignia, o podemos dar un paso más allá y comprometernos. Garantizo que el compromiso mejora la calidad de mi aprendizaje, se convierte en eso que Ausubel llamaba significativo, eliminando del concepto los aspectos más manidos por la literatura educativa, y profundizando en la realidad del propio término.

Por último, cómo mejorar aquello que uno ya siente como perfecto, es complicado. Durante el Mooc, me he enfadado, he disfrutado, he llorado, he reído… y sobre todo… he aprendido, mucho. ¿Qué más le puedo pedir al mooc?

Gracias.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s